BULIMIA NERVIOSA EN LA ADOLESCENCIA

bulimia-nerviosa-investepsico

BULIMIA NERVIOSA EN LA ADOLESCENCIA

La bulimia nerviosa es un trastorno en el que la conducta bulímica o atracones de comida es la conducta predominante. Los atracones son definidos como la ingestión de gran cantidad de comida de forma episódica, incontrolada y rápida en un corto período de tiempo. El dolor o la molestia abdominal, el vómito autoinducido, el sueño, o una interrupción social terminan con el episodio bulímico, que va seguido de sentimientos de culpabilidad, depresión o disgusto con uno mismo.

Los pacientes bulímicos a menudo usan catárticos con la finalidad de controlar su peso y tienen un patrón alimentario de alternancia de atracones y ayunos. Estos pacientes manifiestan miedo a no ser capaces de parar la ingesta de forma voluntaria. La comida consumida durante un atracón normalmente tiene un alto contenido calórico y una textura que facilita la ingestión rápida. Tienen lugar frecuentes fluctuaciones de peso, pero sin la notable pérdida de peso de la anorexia nerviosa.

En a actualidad, el número de casos de Trastornos de la Conducta Alimentaria en la adolescencia ha aumentado de una forma alarmante, principalmente debido a los valores estéticos actuales y a su difusión en los Medios de Comunicación. Los “modelos” que nos venden en la actualidad, la moda, los productos light y toda la presión para hacer dieta, son variables que afectan claramente a que el número de casos aumente de forma alarmante. En las sociedades industrializadas que cuentan con mayor número de alimentos, es donde más se refuerza socialmente la delgadez. Esta se ha convertido, en tarjeta de visita de todos aquellos hombres y mujeres que quieren triunfar social y profesionalmente. La “perfección corporal” se ha convertido en el medio para obtener el reconocimiento social y el éxito personal.

Se cree que hay más de 800.000 jóvenes con TCA en nuestro país. De ellos un 90% son chicas y el 10% varones.
Las edades de mayor riesgo para padecer una enfermedad de este tipo, son de los 12 a los 24 años, principalmente de los 14 a los 18 años, debido a los cambios somáticos de la adolescencia. Un 1% de los adolescentes padece anorexia nerviosa, mientras que un 2,4% desarrollan bulimia nerviosa.

Hay que tener en cuenta que los adolescentes:
-Apoyan parte importante de la identidad en la imagen corporal.
-Son muy susceptibles a los mensajes que moldean y crean cánones de belleza.
-Los comentarios de los amigos, los padres y hermanos cuando hablan de su cuerpo, lo que escuchan que dicen de ellos, constituye significativamente a formar el autoconcepto que el adolescente va a adquirir de sí mismo. Este autoconcepto es la base para la seguridad en sí mismo, no solo el terreno corporal, sino también en el psicológico.

Por todo ello, es la etapa más crítica para padecer un TCA.

 

PRINCIPALES CAUSAS DE LA BULIMIA 

  • Hábitos alimentarios erróneos.
  • Preocupación excesiva por la imagen corporal.
  • Críticas recibidas respecto al cuerpo, etc.
  • Características de personalidad: inseguridad, complejos, etc.
  • Presión social por estar delgado (el modelo de éxito social y personal que transmiten los Mass Media).
  • Historia de bulimia, anorexia o de obesidad en la familia.
  • Factores genéticos.
  • Ser en la infancia gordito/a.

bulimia-trastorno-alimentario-psicologos

SÍNTOMAS DE LA BULIMIA NERVIOSA

Por un lado, encontramos en los adolescentes síntomas mentales y/o emocionales como los siguientes:

  • Terror a subir de peso y/o deseo compulsivo de perderlo.
  • Persistente sensación de apetito voraz (ansiedad por la comida).
  • Temor al descontrol y dejarse llevar por sus impulsos.
  • Dificultad de concentración y aprendizaje.
  • Sensación constante de culpa.
  • Confusión de sensaciones, emociones y sentimientos.
  • Oscilaciones rápidas del humor y estado de ánimo.
  • Sentimientos o ideación depresivas con fuerte componente autolítico.
  • Intensa lucha interna entre aspectos buenos y malos de la persona.
  • Baja autoestima personal, física y a veces moral.
  • Persistente sensación de vacío, inutilidad y alejamiento.
  • Trastorno severo de la imagen corporal.
  • Sueños sobre atracones

 

Por otro lado, encontramos los siguientes síntomas comportamentales en los adolescentes bulímicos:

  • Atracones de comida a escondidas.
  • Rechazo de las comidas sociales.
  • Ingestión de grandes cantidades de agua, café, leche y bebidas light.
  • Consumo indiscriminado de tabaco para disminuir la ansiedad de comer o consumo intensivo de chicles sin azúcar.
  • Vómitos autoprovocados.
  • Uso masivo de laxantes, diuréticos y a veces enemas.
  • Disminución del rendimiento escolar o laboral y absentismo escolar o laboral.
  • Disminución de las horas de sueño y dificultad para levantarse.
  • Rechazo a compartir la vida familiar, saliendo de casa sin limitación alguna.
  • Robo de comida, dinero y objetos inútiles.
  • Intensa e indiscriminada vida social, con intervalos de aislamiento.
  • Sucesivos cambios y/o problemas con las amistades.
  • Vida sentimental intensa, inestable o ausente.
  • Actividad sexual extrema ( puede fluctuar de ninguna a cierta promiscuidad).
  • Consumo de alcohol y/o de otras drogas, en ocasiones sin medida.

 

TRATAMIENTO DE LA BULIMIA NERVIOSA

El tratamiento de la Bulimia Nerviosa puede plantearse desde distintos modelos teóricos, sin embargo, en la actualidad, existe un acuerdo general entre investigadores sobre la necesidad de realizar el tratamiento desde un enfoque multidisciplinar. Esta necesidad viene impuesta por la propia complejidad de estos trastornos; son tantas las facetas del individuo que se ven afectadas, que no es posible garantizar la efectividad del tratamiento si este no se aborda desde todos sus puntos de vista. Por lo tanto, el tratamiento debe llevarse a cabo por un equipo multidisciplinar, que incluya al menos las siguientes áreas: Psicología, Médico-Endocrino o Nutricional y Psiquiatría. 

Desde el punto de vista Psicológico, el enfoque Cognitivo-Conductual, es el que se ha obtenido mejores resultados, a la hora de aplicar un tratamiento psicológico a estos trastornos. Comenzaremos el tratamiento con técnicas más conductuales, para poco a poco ir incorporando técnicas cognitivas con el objetivo principal de reducir y eliminar los atracones e instaurar en el adolescente un hábito alimentario adecuado. Es recomendable en la mayoría de los casos de adolescentes con este trastorno de Bulimia, acompañar el tratamiento psicológico con psicofarmacología. Pues, estudios con medicación antidepresiva han mostrado consistentemente alguna eficacia en el tratamiento de la bulimia nerviosa, principalmente un descenso de pensamientos obsesivos sobre perder peso y un descenso o ausencia de atracones.