Problemas de comportamiento en niños. Pautas para los padres.

problemas-de-comportamiento-investe

Problemas de comportamiento en niños. Pautas para los padres.

Al hablar de problemas de comportamiento nos referimos a todos los problemas que giran en torno a conductas inadecuadas de los niños  que plantean dificultades de convivencia familiar. Los trastornos de conducta más frecuentes se encuentran en niños con TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad), niños con trastorno negativista desafiante y niños con trastorno disocial. 

Ahora bien, ante un cambio en la conducta de nuestros hijos no siempre hemos de pensar que no hallamos ante una situación grave, ya que la mayoría de las veces se trata de trastornos de comportamiento, problemas más cercanos a la normalidad y de más fácil reconducción. El comportamiento infantil es en buena parte consecuencia de las influencias recibidas de la familia, los profesores, los amigos y el entorno, pero lógicamente son los padres quienes mayor peso tienen a la hora de modelarlo.

Los errores educativos más usuales de los padres suelen ser en la mayoría de los casos la ausencia de un tiempo educativo adecuado y el desconocimiento del papel de los padres. La falta de tiempo suficiente para la convivencia y la observación de los hijos suele generar dudas y el temor a equivocarse suele dar lugar a la sobreprotección. También es frecuente que los padres tengan expectativas demasiado elevadas sobre sus hijos, por lo que tienden a delegar sus funciones y a sobreprotegerlos. Por otro lado, en la mayoría de los casos, el desconocimiento del papel de padres es involuntario, muchos no han establecido unos criterios educativos ni unos objetivos, por lo que la educación que dan a sus hijos suele ser ambivalente y excesivamente tolerante. También hay padres que evitan conscientemente los conflictos que conlleva su función educativa.

problemas-comportamiento-investe-psicologos

 

¿QUE PUEDEN Y DEBEN HACER LOS PADRES?

Si no educamos la capacidad de frustración durante la infancia nos exponemos a que aparezcan trastornos del comportamiento, y en algunos niños con mayor vulnerabilidad genética se facilita el desarrollo de trastornos de conducta.

 

Ante los problemas de comportamiento: 

  • No entres en una lucha por decir la última palabra.
  • En momentos de crisis, evita la confrontación.
  • No critiques ni te comuniques de forma agresiva.
  • No provoques la discusión ni intentes convencer de que tienes razón.
  • No pongas castigos en situaciones de conflicto.

 

Para lograr una actitud favorable, el niño tiene que percibir: 

  • Que es respetado y aceptado como persona, que no se le critica ni rechaza.
  • Que se le tiene en cuenta en la resolución del problema.
  • Que la solución no es impuesta, sino negociada. Hay que buscar el convencimiento, no la imposición.

 

Las reglas para dar órdenes en momentos difíciles:

  • Ser firme y mirar a los ojos directamente.
  • Dar una orden única, clara y concreta.
  • Asegurarse de que comprende la orden.
  • Si tiene una rabieta, es mejor esperar a que se calme.
  • Darle tiempo para el cumplimiento de la orden.

 

Tener un hijo con problemas de conducta es un reto educativo. Hay que aceptar que su comportamiento puede tener  una causa biológica y ser consciente de que las reacciones autoritarias por parte de los padres o educadores sólo promueven reacciones negativas. Actualmente sabemos que si los padres están formados en habilidades y pautas de conducta se reducen la oposición, el desafío y la agresividad de los niños con problemas de comportamiento y de conducta. Al mejorar el comportamiento de los hijos, también mejora la relación de pareja de los padres y con el resto de la familia, ya que está sometida a menos situaciones de estrés.