Cómo puedo saber si tengo TOC

¿Tienes pensamientos recurrentes que no eres capaz de controlar y ello te causa angustia? ¿Repites comportamientos que no puedes evitar para aliviar ese malestar?

Si la respuesta a estas preguntas o a alguna de ellas es afirmativa, es posible que sufras un trastorno obsesivo compulsivo (TOC). 

¿Qué es el TOC?

El TOC es un trastorno mental que se caracteriza por la presencia de pensamientos, imágenes mentales o impulsos recurrentes e incontrolables (obsesiones), que pueden generar la necesidad de realizar conductas repetitivas (compulsiones). 

Se trata de una enfermedad crónica mucho más común de lo que imaginamos. Sus síntomas son graves y persistentes y producen una sensación constante de angustia. 

Las personas con TOC tratan de reducir su nivel de ansiedad mediante la repetición de comportamientos que solo alivian su malestar de forma temporal. Sin embargo, si no realizan estos rituales, pueden experimentar un gran sufrimiento.

Como resultado, las personas con TOC ven mermada su calidad de vida. En los casos más graves, estas personas viven con una sensación generalizada de angustia que les hace rumiar continuamente y reiterar conductas, lo que interfiere en su vida diaria.

Sin embargo, con un tratamiento adecuado, las personas con TOC aprenden a lidiar con sus pensamientos y pueden llevar una vida completamente normal.

Síntomas del TOC

Los síntomas del TOC suelen aparecer en la niñez o en la edad adulta joven. 

Las personas con TOC pueden sufrir tanto obsesiones como compulsiones, o solamente uno de estos dos síntomas.

Las obsesiones pueden referirse a cualquier temática. Con carácter general, se corresponden con miedos, situaciones que tememos que ocurran o ideas prohibidas e insensatas. Entre las obsesiones más comunes suelen encontrarse:

  1. Miedo excesivo a los microbios y la contaminación.
  2. Miedo excesivo a padecer enfermedades.
  3. Miedo excesivo a olvidar algo.
  4. Miedo excesivo a perder algo o a alguien.
  5. Ideas sobre dañar a los demás o a uno mismo.
  6. Pensamientos no deseados y prohibidos sobre sexo, religión, etc. 

Por su parte, las compulsiones que realizan las personas con TOC pueden consistir en múltiples comportamientos. Los más habituales son los siguientes:

  1. Lavarse las manos en exceso.
  2. Contar compulsivamente.
  3. Colocar objetos de una determinada manera.
  4. Comprobación repetida de grifos, puertas o luces.
  5. Repetir en silencio una oración, palabra o frase.
  6. Repetir estrictamente cada día una rutina.
Cómo puedo saber si tengo TOC
Cómo puedo saber si tengo TOC

¿Cómo saber si tengo TOC?

Es importante que tengamos en cuenta que el hecho de tener manías no significa que podamos tener TOC. Esto es, no todos los rituales o hábitos son compulsiones.

De la misma manera, que nos preocupemos en exceso en determinadas ocasiones sobre problemas reales tampoco quiere decir que tengamos este trastorno.

En particular, las personas con TOC se caracterizan porque:

  1. No pueden controlar sus ideas obsesivas o sus conductas compulsivas, incluso aunque sepan que las mismas son absurdas o irracionales.
  2. Destinan gran parte del día a rumiar sobre estos pensamientos obsesivos o a realizar sus comportamientos compulsivos.
  3. Tienen una sensación de ansiedad incesante que no les permite concentrarse en los quehaceres de su vida diaria, les dificulta su atención en la escuela o en el trabajo, no les deja dormir, les quita las ganas de comer o de relacionarse con los demás.
  4. Tienen comportamientos o pensamientos suicidas.

Causas del TOC

Si bien existen varios factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que una persona padezca TOC, las causas exactas se desconocen. Uno de estos factores es la genética, esto es, tener parientes directos que sufran este trastorno. 

Pero también intervienen otros factores biológicos. Así, está demostrado que la mayor parte de las personas con TOC presentan alteraciones en las áreas del cerebro destinadas a controlar el comportamiento y responder a las emociones.

Igualmente, la falta de determinadas sustancias en nuestro cerebro dificulta los procesos biológicos que permiten dotar de racionalidad a nuestros pensamientos (por ejemplo, la serotonina).

Otros estudios también consideran que muchas personas con TOC, sufrieron un trauma durante su infancia que les llevó a tener síntomas obsesivo-compulsivos desde una edad muy temprana.

Tratamientos para el TOC

El tratamiento para el TOC depende de la gravedad sintomática, pero por lo general incluye determinados tipos de psicoterapia (principalmente la terapia cognitiva-conductual) y, en algunos casos, medicamentos o una combinación de ambos.

En todo caso, es necesario que contactes con un profesional de la salud mental, que diseñará el tratamiento que más se adapte a tu caso. En ocasiones, las personas con TOC también sufren otros trastornos como ansiedad o depresión, lo que debe tenerse en cuenta en el tratamiento a seguir.

Si tienes alguno de los síntomas señalados anteriormente o, en cualquier caso, necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

En Investe Psicólogos podemos ayudarte con este y otros problemas que puedas sufrir. Tan solo llama al 962868816 o rellena el formulario de contacto de nuestra web y cuéntanos tu caso. Un especialista se pondrá en contacto contigo para dar solución a tu problema.

Llama ahora