Consecuencias de los pensamientos negativos

Los pensamientos negativos, nos traen consecuencias negativas. Todos somos conscientes de la importancia que tienen los pensamientos y cual es el poder que tienen en nosotros para generar cambios.

Tenemos este poder porque tenemos las herramientas que nos lleva a crear ese cambio.

¿Cómo funcionamos los seres humanos?

Solemos pensar que las situaciones son las que nos generan nuestras emociones, pero la realidad es que es nuestra manera de pensar es la que nos hace actuar y sentirnos en una determinada situación.

Para poder entender mejor lo que acabamos de comentar, vamos a ver como funcionamos los seres humanos.

Somos seres muy complejos, pero, en definitiva, de todos los órganos que forma nuestro cuerpo, nos vamos a centrar en el más importante: El cerebro.

Este órgano tiene el mismo funcionamiento que un disco duro del ordenador. A partir de los programas que vamos instalando en él, nos sentiremos, actuaremos y comportaremos de una manera u otra.

Es importante que seamos conscientes de como nos hablamos a nosotros mismo, que nos decimos.

Muchas personas utilizan frases como “No soy capaz”, no cabe la posibilidad de que ese pensamiento nos genere emociones de seguridad y ganas de comernos el mundo, sino que generará pensamientos negativos e invalidantes.

Estos pensamientos negativos activan en nosotros emociones negativas de inseguridad y malestar que harán que nuestro cuerpo se bloquee, se hunda, paralice y que no haga lo que realmente querríamos hacer.

Pensamientos negativos

¿En qué están basados los pensamientos negativos?

Los pensamientos negativos están basados en la ira, miedo, celos…. No tienen en cuenta valores y cualidades internas de la persona.

Tenemos que ser conscientes de estos pensamientos y si son de este tipo estarás intoxicando tu propia mente y, a través de ella, tu entorno más próximo.

 Las personas negativas crean desarmonía en su entorno. Los pensamientos negativos nos hacen perder energía y nos debilitan. Son una contaminación interna que es necesario limpiar cuanto antes para que la mente se convierta en una herramienta más eficiente.

El problema viene porque no somos conscientes de la mayoría de nuestros pensamientos, en la mayoría de las ocasiones.

Las personas estamos continuamente pensado ya sea con un habitual diálogo interno o a través de diferentes conversaciones con los demás.

Es posible que también imaginemos y proyectemos imágenes de aquello que querríamos que sucediera o lo que tenga que suceder, cual película de cine.

Veamos algunos ejemplos:

  • Pienso en la consecuencia negativa que puede tener un cambio que quiero hacer en la empresa e imagino todo lo negativo que pueda pasar, anticipo la peor desgracia en mi mente, sentiré emociones de ansiedad, malestar e inseguridad.
  • Pienso en un episodio que tuvo lugar el día anterior con mi jefe, me visualizo diciéndole todo lo que le debería haber dicho y que al final no dije, activo en mi interior emociones de rabia y malestar que son producidas por la impotencia de la situación y la injusticia que cometió mi jefe.
  • Sueño que llego a mi casa, me encuentro con unos ladrones que quieren agredirme, siento miedo, pánico, angustia o terror. Esta situación que acabo de vivir no forma parte de mi realidad, pero, aunque lo esté soñando, yo siento las emociones dentro de mi, son reales.

La importancia de los pensamientos realistas

Nuestra mente es como el viento invisible, no se puede ver, pero puedes percibir su potencial y devastador efecto. Por es son importantes los siguientes puntos:

  1. La importancia de ser positivo: Pensar de una forma más positiva o realista creará en nosotros una actitud de apertura a encontrar soluciones, a no huir de la realidad. Encontraremos siempre la mejor manera de responder delante de cada situación en la vida.
  2. Creer aquello que pensamos: Para mejorar la calidad de tus pensamientos es necesario que seas consciente de ellos y del efecto que estos tienen en nosotros. Debes reconocer que somos creadores de pensamientos tanto positivos como negativos.
  3. Ciclo negativo: Cuando hayamos reconocido esos aspectos negativos de tus pensamientos y, de tu manera de funcionar, debes construir la firme determinación de transformar esta parte más oscura de tu ser. Aquí nos encontramos con el punto más difícil, que nos resulta más complicado de llevar a cabo a la mayoría de los seres humanos. Pero  existen estrategias psicológicas para conseguir este cambio, para salir del ciclo negativo.

En resumen…

La importancia que cada uno le dé a su monólogo interno, a ser consciente de cómo se habla a él/ella mismo, a aprender a identificar pensamientos intrusivos, negativos, catastrofistas que nos llevan a entrar en ese ciclo negativo, para poder cambiarlos por pensamientos más realistas y racionales, será la clave para conseguir más calma y tranquilidad mental con uno/a mismo.

El equipo de INVESTE dispone de profesionales para el tratamiento de este tipo de problemáticas. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te sientes identificado o tienes un familiar o conocido con este problema. 

Llama ahora