El Rol de Salvadora en relaciones de maltrato o con parejas narcisistas

En las relaciones interpersonales, especialmente en aquellas que son disfuncionales, es común encontrar personas que adoptan el rol de “salvadora”. Este papel puede parecer noble y altruista al principio, pero con el tiempo puede volverse agotador y perjudicial para quien lo desempeña.

En este artículo, exploraremos qué significa ser una salvadora en una relación de maltrato o con una pareja narcisista, por qué las personas asumen este rol y cómo se puede romper este ciclo para vivir de manera más saludable y equilibrada.

¿Qué es un rol de Salvadora?

Una “salvadora” es una persona que siente una necesidad intensa de ayudar o rescatar a su pareja de problemas emocionales, psicológicos o incluso físicos. Este rol se caracteriza por un fuerte deseo de arreglar, proteger y hacer felices a los demás, muchas veces a expensas de su propio bienestar.

En relaciones abusivas o con parejas narcisistas, la salvadora cree que puede cambiar o curar a su pareja con suficiente amor, paciencia y esfuerzo.

¿Por Qué las personas asumen este Rol de Salvadora?

Hay varias razones por las que alguien puede asumir el rol de salvadora en una relación disfuncional:

1. Historia Personal: Muchas personas que se convierten en salvadoras han experimentado situaciones similares en su infancia, donde tuvieron que cuidar de otros o resolver conflictos familiares.

2. Baja Autoestima: Creer que solo son valiosas cuando están ayudando a otros puede llevarlas a buscar relaciones donde su rol de salvadora sea necesario.

3. Deseo de Control: En un intento por controlar una situación caótica, la persona puede pensar que puede manejar la relación y “arreglar” a su pareja.

4. Idealización del Amor: La creencia romántica de que el amor lo puede todo y que su pareja cambiará por amor.

rol de salvadora

El Círculo Vicioso en el rol de salvadora

En una relación con una pareja narcisista o abusiva, el rol de salvadora crea un círculo vicioso. Y te preguntarás porqué. Pues te comento, la salvadora se esfuerza por ayudar y complacer, mientras que el abusador o narcisista se aprovecha de esta disposición al aprender que más de una vez consigue lo que quiere de la persona con este rol, entonces se acostumbra a salirse con la suya, a aprovecharse de la otra persona sin empatizar, incluso, muchas veces sin ser consciente de que la otra persona está siendo sometida o está sufriendo actuando con este rol.

Así, la relación se convierte en un ciclo de abuso, manipulación y dependencia emocional.

Señales de alerta de que estás en el Rol de Salvadora

  1. Señales de alerta:

• Sientes que es tu responsabilidad resolver los problemas de tu pareja.

• Sacrificas constantemente tus propias necesidades y deseos.

• Justificas y perdonas comportamientos inaceptables.

• Te sientes culpable cuando no puedes ayudar o cuando pones límites.

• Estás en una relación donde el poder está desequilibrado, con tu pareja ejerciendo control y tú buscando aprobación.

  • Cómo Romper el Ciclo:

Salir del rol de salvadora no es fácil, pero es posible con conciencia y esfuerzo. Aquí hay algunos pasos para empezar:

  • Reconoce el Problema: El primer paso es darte cuenta de que estás en un rol de salvadora. Reflexiona sobre tus comportamientos y patrones en la relación.
  • Busca Apoyo: Habla con amigos, familiares o un terapeuta. Ellos pueden ofrecerte una perspectiva externa y apoyo emocional.
  • Establece Límites: Aprende a decir no y a poner límites claros. Esto no significa que dejes de ser compasiva, sino que priorizas tu bienestar.
  • Desarrolla la Autoestima: Trabaja en tu autoestima y en reconocer tu valor independientemente de lo que hagas por los demás.
  • Cambia tu Perspectiva del Amor: Entiende que el amor saludable no requiere sacrificio constante. Una relación debe ser equilibrada y mutuamente beneficiosa.

Ejercicio para Romper el Rol de Salvadora

Para ayudarte a salir del rol de salvadora, te propongo los siguientes ejercicios que te pueden venir muy bien para identificarlo  darte cuenta, coger consciencia y sobre todo dar el paso de acudir a terapia psicológica para quitarte de este rol de salvadora que no te pertenece ni tienes porque seguir manteniéndolo en el tiempo:

1. Diario de Autoobservación: Durante una semana, lleva un diario donde anotes cada vez que sientas la necesidad de ayudar o arreglar algo para tu pareja. Describe la situación, cómo te sentiste y qué hiciste. Este ejercicio te ayudará a coger consciencia de las veces que aplicas el rol de salvadora a lo largo de la semana, seguro que te asombras al ver la de veces que estás aplicándolo.

2. Análisis de Patrones: Al final de la semana, revisa tus anotaciones. Busca patrones en tus comportamientos y emociones. ¿Hay situaciones específicas que desencadenan tu necesidad de salvar?

3. Practica Decir No: Elige una situación de tu diario donde normalmente habrías intervenido y, la próxima vez que ocurra, practica decir no o poner un límite. Observa cómo te sientes al hacerlo. El decir no y/o poner un límite a veces no es tarea fácil, sobre esto trabajamos mucho en terapia, te daremos estrategias y herramientas para poner límites sanos y que aprendas a decir no de la manera más asertiva posible.

4. Autoafirmaciones: Crea afirmaciones positivas que refuercen tu autoestima y tu derecho a poner límites. Por ejemplo: “Tengo derecho a cuidar de mí misma” , “Mi valor no depende de lo que haga por los demás”, “Esta vez voy a priorizarme”, “Soy igual de importante que la otra persona” o “El rol de salvadora no soluciona ningún problema, sino agrava las situaciones a largo plazo”.

Espero que te sean útiles estos ejercicios de iniciación para romper y salir del rol de salvadora, de todos modos, recuerda que es importante que si no consigues llevarlos a cabo o no logras salir del círculo vicioso, acudas a terapia psicológica.

rol de salvadora

Suelta el rol de salvadora

El rol de salvadora en una relación de maltrato o con una pareja narcisista es complicado y puede ser muy dañino.

Sin embargo, con conciencia, apoyo y esfuerzo, es posible romper este ciclo y construir relaciones más saludables y equilibradas. Recuerda, el amor verdadero no requiere que te sacrifiques constantemente; mereces una relación donde ambos se apoyen y valoren mutuamente.

El equipo de INVESTE dispone de varios profesionales para el tratamiento de este tipo de problemáticas, la gestión emocional y la consciencia del rol que nos pertenece es fundamental para avanzar en todo esto. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te sientes identificado o tienes un familiar o conocido con este problema. Podemos ayudarte y te aseguramos un bienestar emocional pleno contigo mismo/a y con tu pareja, familiar y/o amistades.

Llama ahora