¿Es posible que tenga TDAH siendo adulto?

¿Tienes la sensación de no estar sincronizado con el reloj, con tus horarios o con tu agenda? ¿Llegas siempre tarde, te sientes disperso o no sabes qué hacer en las limitadísimas horas que tiene el día?

 Si es así, sabes muy bien lo incómodo que es estar continuamente decepcionándote a ti mismo y a los demás al entregar tarde las cosas o al hacer que los demás siempre tengan que esperarte.

Sabes perfectamente lo duro que es mantener una imagen de adulto y competente cuando las demás personas de tu entorno piensan que no pueden contar contigo para que las cosas salgan bien.

 Quizá sea ya hora de cambiar todo esto.

¿Cómo describirías tus dificultades?

Obviamente, los problemas para administrar tu tiempo no solo los causa el TDAH, pero si experimentas algunas de las dificultades descritas en los testimonios anteriores, es posible que el TDAH sea el culpable. Si es así, hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar tu vida.

Echa un vistazo a esta lista y toma consciencia de en cuanta preguntas la respuesta pueda ser sí.

  1. ¿Tienes dificultades para concentrarte?
  2. ¿Te distraes fácilmente?
  3. ¿Te consideras muy impulsivo?
  4. ¿Tienes dificultad con la organización?
  5. ¿Te cuesta pensar con claridad?

¿Cuánto tiempo hace que tienes estas dificultades?

Si piensas en lo que has perdido esforzándose en administrar su tiempo, concentrarte o controlar tus impulsos, ¿diría que han sido solo semanas, meses o más bien años?.

Recuerda cuando eras niño: ¿tenías ya estos problemas? ¿Recuerdas ser incapaz de estar quieto en clase, de terminar un proyecto o de respetar las reglas en el campo de juego?

Los adultos con TDAH conservan distintos recuerdos sobre los tipos de problemas que aparecían en la lista anterior. A muchos de ellos no se les había diagnosticado de niños.

En ocasiones, 20-30 años atrás, no había tantos estudios científicos sobre el TDAH  o los padres no pensaban que «ser hiperactivo o incapaz de concentrarse fuera un motivo para llevar al niño al médico.

¿Es posible que tenga TDAH siendo adulto?
¿Es posible que tenga TDAH siendo adulto?

¿Cuáles son los síntomas?

Solo un profesional de la salud cualificado puede ayudarle a responder por completo a esta pregunta.

 Aun así, una respuesta afirmativa a las siguientes preguntas puede ayudarle a decidir si realmente necesita un diagnóstico o no.

Existen criterios diagnósticos más precisos a la hora de reconocer el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH):

  1. Suele distraerte fácilmente con estímulos superfluos o pensamientos irrelevantes.
  2. Toma decisiones de manera impulsiva
  3. Tiene dificultades para dejar de hacer cosas que no debería hacer o abandonar un comportamiento que no debería tener.
  4. Empieza un proyecto o tarea sin leer o escuchar las instrucciones con atención.
  5. Es incapaz de cumplir las promesas o compromisos que contrae con los demás.
  6. Tiene problemas para hacer las cosas en el orden adecuado.

¿Cómo afectan estos síntomas a su vida?

El TDAH no es una categoría en la que usted entra o no, no es como el embarazo; sino más bien como la estatura o la inteligencia.

Piensa en ello como en una dimensión, en cuya escala se sitúan personas distintas en distintos puntos.

Pero ¿dónde se encuentra la línea divisoria entre lo que se considera trastorno y lo que no? Allí donde aparecen dificultades en las principales actividades de tu vida.

Los síntomas son la manera en la que el trastorno se manifiesta en forma de pensamientos y acciones. Las limitaciones son las consecuencias adversas resultantes de la externalización de esos síntomas.

¿Y qué hacer ahora?

A estas alturas, deberías tener una idea más aproximada sobre si tienes o no TDAH y sobre si deberías considerar acudir a un profesional:

  1. ¿Tienes por lo menos seis de estos últimos nueve síntomas?
  2. ¿Están presentes en tu vida de forma habitual?
  3. ¿Hace como mínimo 6 meses que sufres estas dificultades?
  4. ¿Se desarrollaron durante su niñez o adolescencia (antes de los 16 años)?
  5. ¿Sus síntomas habituales te han acarreado consecuencias adversas (dificultades) en uno o más ámbitos (educación, trabajo, relaciones sociales, relaciones amorosas o de pareja, al administrar su dinero, al conducir, etc.)?
  6. ¿Te acarrearon consecuencias adversas en tu infancia?

Si la respuesta a todas estas preguntas es afirmativa, existen muchas probabilidades de que padezcas TDAH.

Te ayudamos si tienes TDAH

El equipo de INVESTE dispone de profesionales para la evaluación, diagnóstico y tratamiento del TDAH. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te sientes identificado o tienes un familiar o conocido con este problema.  

Llama ahora