Cómo fomentar la paciencia en los hijos

Decimos que un niño tiene paciencia cuando es capaz de esperar su turno en el juego, no interrumpir cuando hablan los demás y no se enfada cuando tiene que esperar.

De la misma manera, un niño tiene paciencia cuando tiene el suficiente autocontrol para no reaccionar y no enfadarse ante situaciones que no le gustan,  cuando es capaz de rehacer la tarea una y otra vez hasta que quede bien o cuando hace las cosas despacio y con cuidado.

La paciencia es algo que se adquiere y se mejora con la edad, pero que también requiere trabajo y entrenamiento, y de nuevo los padres podrán hacer mucho por fomentarla.

Consejos para fomentar la paciencia de los hijos

  1. No atiendas de forma inmediata al niño siempre que te llame. Aplica como dice la expresión “esperar es de sabios”.
  2. Entiende sus limitaciones, es decir, cuando tiene sueño, hambre o ganas de ir al baño, ya que todavía no tienen tan desarrollada su capacidad de espera como los adultos.
  3. Ajusta el tiempo de espera del niño en función de su edad. A mayor edad, mayor tiempo de espera.
  4. No anticipes con demasiado tiempo los acontecimientos especiales; cuando son pequeños se pueden poner muy nerviosos. Vale la pena avisarles con poco tiempo de antelación, el día de antes o ese mismo mañana.
  5. Pídele que te ayude a preparar el desayuno…. que participe a la hora de preparar comidas.
  6. Explícale por qué hay que esperar, por ejemplo: “Vamos a calentar la comida”, “Vamos a esperar a que pase el bus”.
  7. No cedas ante sus rabietas. De hacerlo, fomentaremos su impaciencia y lo aprenderá como estrategia a utilizar cuando quiera conseguir algo.
  8. Enséñale a respetar los turnos, por ejemplo, permitiendo que otros niños utilicen los columpios en el parque, que comparta la bicicleta, etc.
  9. Cumple las promesas.
  10. Enséñale a no interrumpir. Cuando se entromete en conversaciones de otros o de los adultos, explícale que tiene que esperar a que acabe de hablar la persona que lo estaba haciendo.
  11. Fomenta actividades que requieran paciencia, como colorear, practicar un deporte, hacer un dibujo con detalles.
Fomentar la paciencia en tus hijos

La importancia del modelado parental

Es de gran importancia que tengamos en cuenta el modelo que los padres ejercen sobre el niño, ya que, los niños copian a sus adultos de referencia, que son sus padres.

Si estos no ofrecen un modelo de tener paciencia y saber esperar a las cosas, es probable que los hijos, pese que a priori no tengan problemas de impulsividad, no aprendan a controlarse porque no se les enseñó y porque no lo han visto en casa de parte de sus padres.

En cambio, cuando les fomentamos en el autocontrol, los niños tienen un mayor conocimiento de sí mismos y de sus capacidades, y es más fácil que consigan sus metas.

Si el niño es capaz de darse cuenta de que una determinada acción tendrá consecuencias negativas, como puede ser que “los papás se enfadarán”, “ no podré ir al parque”, que él se sentirá mal, será capaz de inhibir su conducta y no hacer aquello que sabe que no será positivo ni para él ni para los que le rodean.

Los niños que son capaces de anticipar consecuencias siguen mejor las normas, se portan mejor y es más fácil que se integren correctamente en el grupo y sean más queridos.

Por eso es crucial que las consecuencias estén establecidas con anterioridad, qué ocurrirá cuando te saltas las normas, cuáles serán las cosas que les van a influencia por no cumplir las normas.

En resumen…

Inculcar la paciencia en nuestros hijos es tarea principalmente nuestra, de los papás y mamás. Siempre habrá un porcentaje genético, que viene ligado con el carácter y la personalidad del niño o niña, pero cómo vaya consiguiendo vuestro hijo tener más paciencia con la edad, si va a depender en gran medida, del trabajo que llevéis a cabo con él o ella y del modelo de conducta que les demos nosotros.

Llama ahora