Apego y dependencia emocional

Hablemos de apego. Mis ex se parecen, ¿es normal?

Hoy vamos a hablar de apego, es decir, de cómo nos vinculamos con las otras personas. Es habitual que nos vinculemos con personas parecidas, digamos que el dicho “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” resulta ser muy cierto para nuestro cerebro.

Sentirnos mal por necesitar al otro y creer que la independencia es lo más sano, es realmente falso. Vincularse a alguien significa programar nuestro cerebro para que busque apoyo en el otro y se asegure su proximidad, tanto psicológica como física.

Por eso más nos vale vincularnos a alguien con apego seguro y tratar de ser lo más seguros a la hora de vincularnos.

Apego y dependencia emocional

Se ha hablado mucho de estos conceptos, y aún hoy en día se siguen utilizando con significados distintos.

Los principios del apego nos enseñan que las personas son dependientes en tanto en cuanto sus necesidades no se ven satisfechas. En cambio, cuando son atendidas, sobre todo si es de inmediato, tienden a desviar la atención hacia otros menesteres.

Es llamado la “paradoja de la dependencia”: cuanto más eficiente es la dependencia mutua de dos personas, más independientes y audaces se vuelven.

Es importante comprender el apego y no etiquetar tan fácilmente a alguien como dependiente emocional, incluso, tóxic@. No existen personas tóxicas, tóxico es un producto químico. Existen personas con historias y aprendizajes que emiten comportamientos inadecuados. Si nuestra pareja no nos tranquiliza, recurriremos a las estratagemas que hagan falta para asegurarnos esa cercanía. Estamos diseñados para ello.

La conducta de protesta es una llamada de atención que nace desde el dolor, un dolor generado por la separación de la figura de un ser querido y la sensación de abandono que produce.

Digamos, además, que en la fase de enamoramiento en realidad es para nuestro cuerpo estrés hormonalmente. Algo que para nuestro cuerpo es un estado de caos y de activación.

El concepto de dependencia emocional se refiere a la necesidad afectiva y enganche emocional que implica incapacidad de dejar una relación de pareja que genera sufrimiento.

Ahora bien, es normal que te puedas plantear las siguientes dudas:

Apego y dependencia emocional

¿Soy dependiente emocional o apego ansioso?

El apego ansioso busca estar muy unido a sus parejas sentimentales y tiene mucha facilidad para intimar a fondo. Sin embargo, a menudo teme que su pareja no desee forjar unos lazos tan estrechos. Las relaciones tienden a consumir buena parte de su energía emocional. Suelen estar muy atentos a pequeños cambios de humor y de conducta de su pareja y, aunque poseen gran capacidad de empatía, a menudo se toman las reacciones de manera demasiado personal.

No obstante, si la otra persona aporta a un apego ansioso grandes dosis de seguridad y tranquilidad, dejan de lado gran parte de sus preocupaciones y se dan por satisfechos.

Recordemos que la dependencia emocional se refiere a la necesidad afectiva y enganche emocional que implica incapacidad de dejar una relación de pareja que genera sufrimiento.

¿Soy independiente o apego evitativo?

La clave en responder a la pregunta sería si simplemente recargas tus pilas estando a solas o si realmente evades cualquier proximidad o intimidad con la otra persona.

Digamos que al apego evasivo le importa mucho conservar la independencia y ser autosuficiente, tanto que a menudo prefiere la autonomía a la intimidad. Aunque desee vincularse a los demás, se siente incomodo ante un exceso de proximidad y tiende a guardar las distancias con su pareja. No dedica mucho tiempo a preocupaciones sentimentales ni a lamentarse ante un rechazo. Le cuesta abrirse y tiende a ponerse a la defensiva al menor signo de control o invasión.

Apego seguro

Es quien se muestra fácilmente cálido y afectuoso con su pareja. Disfruta con la intimidad sin preocuparse en exceso por la relación. Se toma con calma los asuntos sentimentales y no se disgusta con facilidad por temas amorosos. Sabe comunicar sus necesidades y sentimientos a su pareja, y se le da bien interpretar las señales y responder a ellas. Sabe prestar apoyo cuando se le necesita.

¿Cómo vincularme de forma sana?

Para ello te voy a recomendar un libro: Me quiero, te quiero, de la maravillosa autora Maria Esclapez.

El primer paso es entender cómo te vinculas (cómo te comunicas, qué te dispara malestar, cómo te sientes querida o querido en relación, de dónde viene todo esto…).

El segundo paso también es descifrar cómo se vinculan las parejas que estás eligiendo, porque también pueden activarte de una forma u otra.

La terapia EMDR es muy efectiva para evaluar nuestro apego, entenderlo, y tratar de procesar vivencias que hoy en día nos siguen actuando y limitando en nuestras relaciones. Puedes leer en qué consiste esta metodología en otros de nuestras entradas.

Apego y dependencia emocional

¿Cómo elegir a mis parejas adecuadamente?

Voy a recomendarte otro libro (siempre leído junto con el anterior): Maneras de amar.

El truco consiste en saber lo que buscas, prestar atención y agudizar el oído. 

Una variante hoy día muy común de conducta protesta es la conducta protesta inducida al otro (la manipulación, para que nos entendamos). Por ejemplo, pasar de alguien para generar más interés. Y obviamente, con todo lo que hemos hablado, puede funcionar en algunos tipos de apego.

Así que prestar atención en el inicio de la relación va a ser clave.

  • ¿Esa persona envía señales confusas, valora mucho su independencia, te rebaja aunque sea con bromas, se distancia emocionalmente, tiene dificultades para hablar lo que hay entre vosotros o desconfía?
  • ¿Esa persona cuenta contigo, no tiene dificultades para hablar de la relación, da confianza y es coherente, es capaz de negociar, no evita presentarte a amigos o familia o expresa lo que siente con naturalidad?
  • ¿O esa persona demanda un grado de intimidad muy algo, le preocupa el rechazo, trata de llamar tu atención o interés, tiene dificultades para explicar lo que le preocupa, cree que debe esforzarse mucho para mantenerte interesado o le cuesta no tomarse tus reacciones como algo personal?

En búsqueda de un apego seguro

Te animo a preguntarte todo esto y a deducir de cada tipo de comportamiento en estas personas el tipo de apego del que hemos hablado. Como con nosotros y nosotras mismas, es importante que la otra persona también sepa cómo se vincula, y trate de deshacer automatismos.  

El equipo de INVESTE dispone de varios profesionales para el tratamiento de este tipo de problemáticas, la dependencia emocional y el tipo de apego que tienes y cómo modificarlo. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te sientes identificado o tienes un familiar o conocido con este problema. Podemos ayudarte y te aseguramos un bienestar emocional pleno contigo mismo/a y con tu pareja, familiar y/o amistades.

Llama ahora