PERDER PESO PARA SIEMPRE: cómo hacerlo sin sufrimiento

La pérdida de peso tradicional

Una gran parte de la población consigue perder peso gracias al seguimiento de una pauta alimentaria semanal, o incluso mensual y siguen esta pauta el tiempo suficiente para lograr una bajada de peso. En muchas ocasiones esa pauta semanal aconseja una forma de comer que en nada se parece a los hábitos actuales del paciente o llega a producirse una bajada muy drástica de calorías al retirar el consumo de ciertos alimentos, como las harinas.

Es fácil que en este tipo de dietas para perder peso se asuman creencias limitantes que luego el paciente integra en su forma de vida y no ayudan a relacionarse de forma sana con la comida, entre ellas:

  • Está mal comer pan
  • Está mal comer chocolate o dulces
  • No se puede comer pasta
  • No me puedo salir el fin de semana
  • Tengo que ponerme verduras
Perder peso para siempre: cómo hacerlo sin sufrimiento

Si la dieta semanal preparada es muy baja en calorías es probable que se pierda un volumen de peso considerable pero no ayudan a promover una relación de normalidad con la comida a largo plazo, no se trabaja la mentalidad del paciente con lo cual no hay mantenimiento.

Además, es probable que el paciente sienta niveles altos de frustración al sentir que no se puede comer “normal”, y no se aprende a cocinar de manera sana.

Las claves para perder peso de manera duradera

Pensar en los hábitos y conductas a largo plazo y no solo a corto plazo es la gran clave para que la transformación física que experimentamos al cambiar de hábitos sea duradera y definitiva.

Es muy positivo y necesario visualizar el proceso de perder peso como una construcción de hábitos que ayuden a transformarnos físicamente y mentalmente. Si se llevan a cabo pautas o cambios alimentarios que el paciente no será capaz de mantener en el tiempo, la transformación física no durará en el tiempo tampoco.

También es muy necesario trabajar con el paciente ciertas habilidades como una disciplina flexible y una motivación profunda. El cambio físico tiene que conllevar un cambio mental también. Aprender a comer y elegir los alimentos desde su libertad y no desde la imposición, aprender a comer con variedad y equilibrio, aprender a no depender de los resultados o el peso para sentirnos bien cuando estamos comiendo y finalmente aprender a gestionar las emociones, la prisa y las expectativas.

Cómo comer para perder peso para siempre

Gran parte del sufrimiento y la frustración al perder peso con una dieta tradicional viene de la sensación de no libertad al escoger alimentos y la sensación de no poder comer con normalidad. Con un planteamiento nutricional y dietético adecuado es posible perder peso y mantenerlo con hábitos de vida y alimentación saludables, normales y equilibrados.

  • Seguir comiendo pan pero sabiendo qué pan seleccionar y con qué frecuencia consumirlo
  • Seguir comiendo platos de pasta pero sabiendo combinarlos de forma adecuada con verduras
  • Promover la inclusión de legumbres  y guisos cocinados de manera más saludable
  • NO prohibir ni retirar los dulces pero crear propuestas mas sanas de las que disfrutar
  • Aprender a distribuir de forma inteligente las comidas durante el día sin que haya espacios de muchas horas sin comer
  • Ayudar a escoger la actividad física adecuada e integrarla en los hábitos de vida de forma coherente y no invasiva o agresiva.
  • Incluir cenas apetitosas y buscar propuestas de recetas con las que disfrutar comiendo y cenando
  • Ayudar a dar alternativas al consumo de alcohol de forma sana y puntual, sin prohibirlo.
  • Tratar de acoplar y acordar con el paciente los alimentos que no suele consumir.
  • Aprender a no restringir la alimentación de lunes a viernes y comer de forma impulsiva o compulsiva los fines de semana.
  • Escoger alimentos según su calidad y no según sus calorías.
  • Aprender a idear menús en casa según el apetito y costumbres de cada uno.
PERDER PESO PARA SIEMPRE: cómo hacerlo sin sufrimiento

Cuándo pedir ayuda

Es habitual que muchas personas encadenen una dieta tras otra y pérdidas de peso seguidas de aumentos de peso. Esto a largo plazo  puede desencadenar un problema metabólico en el que se desequilibre por completo la maquinaria de nuestro cuerpo para quemar grasa y energía.

Además de ciclos de dietas y subidas y bajas de peso numerosas, es muy aconsejable acudir a un dietista-nutricionista experto en psiconutrición cuando la lucha contra el peso ha ocasionado una mala relación con la comida, problemas de alimentación emocional o incluso problemas de aceptación corporal.

En investe psicólogos contamos con una dietista-nutricionista especializada en psiconutrición y coaching nutricional con experiencia en la metodología de “no restricciones” y en educación alimentaria.

Llama ahora