¿Por qué tengo dificultades para tener orgasmos?

Los orgasmos son, probablemente, uno de los principales motivos por los que las personas tenemos relaciones sexuales.

Constituyen un pico de placer maravilloso y más si es algo especial. Mientras los experimentamos, nos desinhibimos, descontrolamos y dejamos llevar liberamos toda la excitación acumulada durante unos segundos que son fascinantes.

Después, suele aparecer una enorme sensación de bienestar, calma y paz, acompañada de plenitud y satisfacción.

Un orgasmo es un reflejo del cuerpo. Para sentirlo, han de darse dos componentes fundamentales: por un lado, un gran acúmulo de excitación; y por otro, la existencia de un mecanismo de descontrol y desinhibición que nos permita liberarla.

¿Cuándo se convierte en un problema?

Decíamos antes que, para sentir un orgasmo, hay que tener excitación y descontrol.

Para ambas cosas necesitamos estar tranquilos, seguros, confiados, centrándonos en el placer… Si tenemos alguna preocupación, estamos intranquilos o no estamos disfrutando del todo, será bastante difícil (por no decir imposible) que nos excitemos lo suficiente. Para sentir un orgasmo lo primero que necesitamos es estar muy excitados. Luego, descontrolar.

Causas de las dificultades para llegar al orgasmo:

  • La habituación a la pornografía: Esto es algo bastante frecuente. La pornografía nos proporciona un estímulo visual y auditivo muy potente. Las escenas son rápidas, directas y explicitas. Algunas webs, incluso, ofrecen la opción de ver en multipantalla varios vídeos a la vez. Podemos adelantar las escenas e ir directamente a la que más nos excita. ¡es muy fácil! Además, cualquiera con un smartphone e internet tiene la posibilidad de acceder fácilmente a este tipo de contenidos.  Esta habituación afecta a la masturbación a solas, pero también al sexo en pareja. Si nos habituamos a la estimulación del porno, cualquier otro estímulo que sea menos intenso, es decir, la vida real puede resultar insuficiente para excitarnos.
  • Acostumbrarse a masturbarse a solas: Es muy frecuente que muchas personas tengan dificultades para llegar al orgasmo en pareja, pero no a solas. Esto suele tener que ver con cómo aprendemos a masturbarnos y a sentir orgasmos. Por lo general, las personas aprendemos a sentir orgasmos en un momento determinado de nuestra vida – muchos hombres en la infancia o en la adolescencia y tendemos a repetir esa misma forma una y otra vez.
    • Ej: Imaginémonos un adolescente que aprende a sentir orgasmos estimulándose el pene con la mano derecha, deslizándola arriba y abajo, con un ritmo rápido y constante. Poco a poco desarrolla una técnica bastante precisa que sabe que le “funciona” para conseguir su objetivo con relativa facilidad. Por tanto, lo repite una y otra vez, durante su adolescencia y también en la edad adulta. Es probable que, como la forma de estimularse le funcione, no explore otras maneras y se limite a esta.
  • ¿Los hombres fingen orgasmos?: Sí, los hombres también fingen orgasmos a veces. Además, lo hacen por el mismo motivo que las mujeres: para que la pareja se quede tranquila y crea que todo va bien. Incluso, para aumentar la autoestima sexual de la otra persona. A Francisco le pareció la solución perfecta. Orgasmo y eyaculación suelen ir unidos en la mayoría de los casos, de modo que no iba a bastar con montar un pequeño teatro.
¿Por qué tengo dificultades para tener orgasmos?
¿Por qué tengo dificultades para tener orgasmos?

¿Qué es la eyaculación retardada?

Se considera que es algo poco frecuente (ya te digo yo que no lo es tanto). Incluso muchas veces se dice que no existe y que, simplemente, es que «son hombres que aguantan mucho» o que «duran más».

El principal motivo por el que esto se entiende así es porque para la sociedad en la que vivimos esto no es un «problema real. ¡Mientras un hombre tenga una erección, no se le baje y de placer a su pareja con su pene… todo está perfecto! El hombre ya ha cumplido lo que se esperaba de él.

Además, el placer de él se da por hecho; ni se plantea la posibilidad de que no lo pueda sentir. Se presupone que un hombre siempre debe tener ganas y que lo pasa bien. El problema está en si tarda poco en correrse. ¡no en si tarda mucho!

A modo de conclusión…

Si te sientes identificado con algunos de este comportamiento significa que necesitas trabajar la manera de pensar ya que te está afectando física y psicológicamente. Es imprescindible desmentir todas estas creencias y valorarte a ti mismo.

El equipo de INVESTE dispone de profesionales sexólogos para el tratamiento de este tipo de problemáticas. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te sientes identificado o tienes un familiar o conocido con este problema.  

Llama ahora