La hipocondría o Trastorno de ansiedad por enfermedad es un trastorno de la ansiedad que se caracteriza por tener una firme creencia de tener una enfermedad grave, que los profesionales no están siendo capaces de diagnosticar.

La hipocondría surge cuando la persona cree que esas cosas son o pueden ser una señal de que sufren una grave enfermedad, y no pueden quitarse esta idea de la cabeza. La mayoría de los que sufren Ansiedad por la Salud se preocupan mucho por estos temores.

Algunos (no todos) pueden tener ataques de pánico, en los que la ansiedad sube muchísimo, con un aumento enorme de las sensaciones corporales.

A muchas personas les desaparece bastante rápidamente, quizá cuando los síntomas que tuvieron desaparecen o después de la reaseguración de un médico.

Pero a otras personas, sin embargo, la ansiedad les dura mucho y la Hipocondría se convierte en un grave y limitante problema en sí mismo.

¿Qué ocurre en la mente de una persona hipocondríaca?

La persona con hipocondría experimenta un elevado nivel de ansiedad al notar molestias consideradas leves pero está convencido de estar sufriendo una enfermedad grave.

Por ejemplo: Una molestia en el brazo indica que estamos sufriendo claramente un infarto  o un dolor de cabeza fuerte implica la presencia de un tumor cerebral.

Para calmar esa ansiedad, la persona con hipocondría busca  una constante reafirmación de que está sana.

Uno de los recursos a los que se recurre es el conocido “doctor shopping”, es decir, “ir de médicos” que consiste en someterse a multitud de pruebas médicas  innecesarias.

Sin embargo, las personas hipocondríacas no suelen visitar a psicólogos, es muy difícil para ellos aceptar que su problema es psicológico.

En ocasiones, en mujeres con este trastorno de ansiedad, cuando son madres tienden a focalizar los problemas de salud en sus bebés y suelen olvidarse de los suyos.

Síntomas de la hipocondría

Los síntomas de una persona con hipocondría son los siguientes:

  • Preocupación por padecer o contraer una enfermedad grave.
  • No existen síntomas somáticos o, si están presentes, son únicamente leves. Si existe otra afección médica o un riesgo elevado de presentar una afección médica (p. ej., antecedentes familiares importantes), la preocupación es claramente excesiva o desproporcionada.
  • Existe un grado elevado de ansiedad acerca de la salud, y la persona se alarma con facilidad por su estado de salud.
  • La persona tiene comportamientos excesivos relacionados con la salud (p. ej., comprueba repetidamente en su cuerpo si existen signos de enfermedad) o presenta evitación por mala adaptación (p. ej., evita las visitas al clínico y al hospital).
  • La preocupación por la enfermedad ha estado presente al menos durante seis meses, pero la enfermedad temida específica puede variar en ese período de tiempo.
  • La preocupación relacionada con la enfermedad no se explica mejor por otro trastorno mental, como un trastorno de síntomas somáticos, un trastorno de pánico, un trastorno de ansiedad generalizada, un trastorno dismórfico corporal, un trastorno obsesivo-compulsivo o un trastorno delirante de tipo somático.
  • Puede ocurrir dos cosas: que a persona tiende a  solicitar asistencia: Utilización frecuente de la asistencia médica, que incluye visitas al clínico o pruebas y procedimientos. O por el contrario, evita la asistencia médica, raramente utiliza la asistencia médica, no quiere ir al médico, etc.

¿Qué creencias sobre la salud tiene la persona con hipocondría?

Estas son las creencias más frecuentes que tiene una persona con hipocondría:

  • Si la medicación no elimina un síntoma, debo tener una grave enfermedad.
  • Si noto un síntoma físico inesperado, debo estar enfermo.
  • Es posible saber, con absoluta certeza, que no estás enfermo.
  • Yo o mi médico debemos ser capaces de encontrar una explicación para todos mis síntomas físicos.
  • Los cambios corporales son siempre un signo de que algo anda mal.
  • Si no me preocupo por mi salud, me pasará algo malo.
  • A los médicos, a menudo, se les pasan por alto enfermedades serias.
  •  La única forma de detectar una enfermedad, es hacer pruebas muy detalladas.
  • La causa más frecuente de no sentirse bien, es tener una enfermedad seria.
  • Si no voy con mucho cuidado con mi salud, me ocurrirá algo terrible.
  • Si el médico me envían a que me haga algunas pruebas, es porque está convencido de que algo anda mal.
  •  Si los síntomas van y vienen, una prueba sólo será fiable si se hace cuando están presentes.

”Una enfermedad imaginaria es mucho peor que una real”.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te has sentido identificado con este post.

Llama ahora