TDAH

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en adultos aunque se trata de un diagnóstico que ha generado mucha controversia, hoy en día sabemos que el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes en la edad escolar.

Afecta hasta un 5% de niños, y su origen es principalmente genético. No obstante, factores ambientales como el bajo peso al nacer o la exposición prenatal a tabaco y alcohol, también pueden influir.

Se habla mucho de los niños y adolescentes con TDAH, pero, ¿Qué pasa cuando estos niños se convierten en adultos? ¿Desaparece el trastorno? ¿Puede ser que un niño con TDAH llegue a adulto sin diagnosticar ni tratar? ¿Qué ocurre entonces? Desde el equipo de INVESTE hemos preparado el siguiente artículo para arrojar un poco de luz en el camino.

¿Nos encontramos ante un trastorno frecuente?

Sí. La prevalencia del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en adultos en adultos de entre un 2-5% y en niños es del 5-12%, siendo más diagnosticado en niños que en niñas, aunque en adultos la diferencia entre sexos se reduce.

¿Cuáles son las características de el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en adultos?

  • No presta atención suficiente a los detalles o hace errores por descuido en las trabajos laborales o en otras actividades.
  • Tiene dificultades para mantener la atención en tareas o actividades lúdicas (en el trabajo, en conversaciones o lectura prolongada…)
  • No escucha mucho cuando le hablan directamente.
  • No sigue instrucciones y no finaliza tareas laborales, encargo u obligaciones en el centro de trabajo.
  • Tiene dificultad para organizar tareas o actividades.
  • Le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren esfuerzo mental sostenido (Trabajos laborales o domésticos).
  • Extravía objetos necesarios para tareas o actividades (ej.. .móvil, llaves, trabajos, material laboral, libros).
  • Se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
  • Es descuidado en las actividades diarias.
  • Mueve en exceso manos o pies o se remueve en su asiento (sofá, silla del trabajo…)
  • Abandona el asiento en el trabajo frecuentemente o en otras situaciones en que se espera permanezca sentado.
  • Tiene dificultades para dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
  • A menudo esta “ en marcha” o suele actuar como si  “tuviera un motor”.
  • Habla en exceso.
  • Precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas.
  • Tiene dificultades para guardar turno.
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (ej., se entromete en conversaciones).

¿Cómo evoluciona el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en adultos?

Se pensaba que los síntomas desaparecían durante la adolescencia, pero se ha demostrado que solamente hay un 20% de remisión clínica total, pues hasta un 60-80% de niños con TDAH presentarán síntomas durante la vida adulta.

¿Qué consecuencias puede tener en el adulto sin un tratamiento adecuado?

Imagina que no has recibido el diagnóstico y llegas a la vida adulta, difícilmente alguien pensará que las dificultades que presentas pueden ser por un TDAH “porque eso es de niños”. Afortunadamente, en los últimos años se ha estudiado mucho sobre esto ha cambiado.

El TDAH afecta negativamente a los adultos, especialmente si no se detectó en la infancia y/o no recibió el abordaje indicado, pues presentan:

  • Problemas laborales por bajo rendimiento, empleos precarios o de baja cualificación, despidos frecuentes o abandonos.
  • Fracaso o bajo rendimiento académico en estudios superiores.
  • Dificultades en las relaciones sociales, mayor número de divorcios y elevada insatisfacción en la relación de pareja.
  • Problemas legales derivados de la impulsividad e inatención, como accidentes de tráfico, multas, peleas, etc.
  • Mayor riesgo de sufrir otras enfermedades psiquiátricas, como depresión, ansiedad y fobia social.

En definitiva, el TDAH es un trastorno presente también en la vida adulta, que genera un gran impacto a todos los niveles. Desafortunadamente, todavía existe mucho tabú en torno a esta temática y corrientes que sin tener ningún tipo de formación ni conocimiento, se posicionan en contra.

Desde Investe Psicólogos tratamos de visibilizar este trastorno con el objetivo de ayudar a aquellos que lo puedan necesitar. No dudes en contactar con nosotros para cualquier tipo de información.

Llama ahora