DEPRESIÓN: CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

depresion tratamiento investe psicologos

DEPRESIÓN: CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

¿EN QUÉ CONSISTE UNA DEPRESIÓN?

A igual que la alegría y el placer, la tristeza es un sentimiento que podemos experimentar todos en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, en términos médicos, una persona con depresión siente algo más allá que la tristeza que cualquiera de nosotros puede experimentar en algún momento.

La depresión es una enfermedad frecuente y potencialmente grave que puede afectar a cualquiera. Se estima que 1 de cada 5 personas la padecerá a lo largo de su vida.

Cuando un individuo sufre sentimientos severos y prolongados de tristeza o síntomas que afectan a su capacidad para relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día, la tristeza se convierte en un problema de salud mental, que se conoce como depresión. Existe el mito de que la depresión se produce por debilidad mental, que desaparecerá con una actitud positiva o con voluntad. Esto es falso, pues la depresión se debe a una alteración en el funcionamiento normal del cerebro, y por tanto, constituye una enfermedad que puede y deber ser tratada.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA DEPRESIÓN?

Las causas de la depresión son variadas.

En algunos casos, la depresión se debe a factores internos o biológicos. Por ejemplo, las personas deprimidas tienen una alteración en algunas sustancias químicas que actúan en el cerebro, conocidos como los neurotransmisores. Entre los más conocidos nos encontramos con la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, y sus niveles pueden estar alterados por motivos hereditarios.

En otros casos, la depresión puede estar en relación con factores externos o ambientales, de forma que las pérdidas emocionales profundas o situaciones de estrés crónicas pueden desencadenar cambios bioquímicos cerebrales que impulsen la depresión.

¿CÓMO PUEDO SABER SI TENGO DEPRESIÓN?

Entre los síntomas más frecuentes de la depresión nos encontramos con:

  • Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, según lo indica la propia persona o la observación realizada por gente cercana. En los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable.
  • Sentimientos de baja autoestima, inseguridad o indecisión.
  • Disminución acusada del interés o de la capacidad apara disfrutar de todas o casi todas las actividades por las que antes se sentía placer.
  • Pérdida importante de peso sin hacer régimen. En algunos casos puede haber ganancia de peso.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Fatiga o cansancio extremo prácticamente a diario.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse.
  • La depresión constituye la principal causa de suicidio, y en casos graves se pueden experimentar pensamientos recurrentes entorno a la muerte.

TIPOS DE DEPRESIÓN:

Existen varios tipos de depresión, y cada una requiere un abordaje diferente:

  • La depresión mayor se manifiesta por una combinación de síntomas que interfieren en la capacidad de las personas para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que, en circunstancias normales, deberían resultar placenteras. El estado de ánimo de las personas que sufren depresión mayor típicamente tiende a mejorar por la tarde y tienden a despertarse de madrugada, siendo incapaces de conciliar nuevamente el sueño.

 

  • La distimia es un tipo de depresión menos grave. Los síntomas son más leves y se mantienen a largo plazo, aunque no limitan significativamente a la persona que la padece en sus actividades diarias.

 

  • El trastorno bipolar o enfermedad maniaco-depresiva es algo menos frecuente que las dos anteriores, y se caracteriza por cambios de humor intensos. Es decir, estados de ánimo muy elevados se ven sucedidos por otros muy bajos. Estos cambios pueden ser bruscos, aunque lo más frecuente es que sean graduales. Durante las fases depresivas, las personas tienen alguno o varios de los síntomas de un episodio depresivo. Durante las fases de manía o euforia, la persona puede sentirse hiperactiva, excesivamente locuaz y con exceso de energía. En ocasiones, este estado puede desembocar en alteraciones del pensamiento, del juicio y del comportamiento social del individuo.

 

  • Depresión post-parto. Alrededor del 10 al 15 % de las madres primerizas lloran constantemente, se sienten terriblemente ansiosas, no pueden dormir e, incluso no son capaces de tomar decisiones sencillas. Es lo que se conoce como depresión post-parto. La depresión post-parto es una categoría diferente de los baby-blues, un problema que sufren dos terceras partes de las madres que se manifiesta con un poco de tristeza y ansiedad. En un menor porcentaje de casos aparece la psicosis post-parto, un estado de extrema gravedad que requiere de un abordaje psiquiátrico intensivo.

depresion psiquiatra gandia investe psicologos

¿CÓMO SE TRATA LA DEPRESIÓN?

Existen dos formas de tratar la depresión: mediante un abordaje psicológico o mediante un abordaje farmacológico. Sin embargo, se sabe que la combinación de ambos tratamientos resulta más efectiva.

Los antidepresivos son los medicamentos de elección para tratar la depresión. Su elección debe llevarse a cabo de forma individualizada, según los síntomas que experimente cada paciente, según su edad, otras enfermedades médicas y  el estilo de vida de cada persona.

Consideraciones a tener en cuenta con los antidepresivos. Mitos y realidades:

  • Los antidepresivos son fármacos seguros. A diferencia de otros medicamentos, no “enganchan”. Es decir, no causan tolerancia ni dependencia.
  • Una vez tratada la depresión, transcurrido el tiempo oportuno, los antidepresivos pueden ser retirados bajo supervisión médica de forma segura.
  • Los nuevos antidepresivos son fármacos bien tolerados: no producen somnolencia, no engordan y no disminuyen el apetito sexual.
  • Los antidepresivos mejoran estado de ánimo. En ningún caso afectan o cambian la forma de ser de la persona.
  • Durante la primera semana observaremos una mejoría del sueño, del apetito y de la ansiedad. La mejoría del estado de ánimo puede tardar hasta 2 o 3 semanas en hacerse visible.

¿PUEDO HACER ALGO PARA MEJORAR DE MI DEPRESIÓN?

Ante una depresión hay que acudir a un psiquiatra, ya que es quién debe evaluar los síntomas y determinar la mejor forma de tratarla. No obstante, hay algunos consejos relacionados con los hábitos de vida que resultan beneficiosos en el proceso de recuperación:

  • Mejora la calidad y la cantidad del sueño.
  • Intenta mantener una rutina a lo largo del día.
  • Lleva a cabo una alimentación
  • Trata de hacer deporte con regularidad.
  • Mantén tu círculo de apoyo social.
  • Elimina sustancias estimulantes como la cafeína, la teína o la taurina.
  • Elimina el consumo de alcohol. A diferencia de lo que mucha gente cree, el alcohol empeora significativamente los síntomas depresivos.
  • Opciones como la relajación, la meditación, terapia en la naturaleza o la musicoterapia pueden convertirse en tus mejores aliados.

TENGO UN FAMILIAR CON DEPRESIÓN, ¿CÓMO PUEDO AYUDAR YO?

Es importante comprender que la depresión constituye una enfermedad, no se trata de una elección ni de falta de voluntad. Además, debes saber que se necesita tiempo para su curación.

Por otra parte, debes reconocer los esfuerzos que realiza tu familiar, por pequeños que te puedan parecer.

Es muy importante que tu familiar no abandone el tratamiento sin consultar a pesar de encontrarse bien, pues puede tener una recaída. La retirada del tratamiento debe llevarse a cabo siempre bajo la supervisión de un psiquiatra.

Tu familiar no debe automedicarse. Es importante que hable con el psiquiatra de cómo se siente con el tratamiento y que pregunte cualquier tipo de duda.

Debes escuchar diariamente a tu familiar sobre cómo se siente, apoyarlo en que vaya al psiquiatra y hable abiertamente con él.

Llegados a este punto, podemos afirmar que la depresión constituye una enfermedad que en algunos casos  puede ser grave y afectar significativamente el estilo de vida de la persona que la sufre. Pero lo más importante es que tiene solución, y con la ayuda de un profesional se puede superar.