ESTRATEGIAS ASERTIVAS PARA MEJORAR LAS RELACIONES DE PAREJA

estrategias asertivas problemas de pareja psicologos gandia

ESTRATEGIAS ASERTIVAS PARA MEJORAR LAS RELACIONES DE PAREJA

Las estrategias asertivas que vamos a hablar en este post pueden ser muy útiles para mejorar las relaciones de pareja y de amistad. En post anteriores hablamos de la asertividad y sus consecuencias positivas. Si no has visto estos post, puedes ir a leerlos en los siguientes enlaces: SER ASERTIVO. CONSECUENCIAS POSITIVAS ASERTIVIDAD EN ADOLESCENTES

A continuación vamos a presentar algunas estrategias para mejorar la asertividad en situaciones más específicas como son las relaciones de pareja. Una buena comunicación es imprescindible para que una relación de pareja funcione. Aprender a expresar nuestros sentimientos, peticiones o enfados es clave para evitar discusiones sin sentido. Muchas veces cometemos el erro de pensar que nuestra pareja es una especie de “adivino” que debe saber cómo nos sentimos en cada momento y actuar acorde a nuestros sentimientos sin que nosotros los expresemos.

Es por eso que debemos hacer hincapié en la importancia de tener una buena comunicación dentro de la pareja, a este tipo de comunicación le llamamos comunicación afectiva y engloba una serie de principios basados en la asertividad durante el proceso comunicativo.

 

PRINCIPIOS BASADOS EN LA ASERTIVIDAD PARA UNA BUENA COMUNICACIÓN ENTRE LA PAREJA:

1. “Las demandas son cosa de abogados”. En una relación de pareja es importante hacer peticiones y no demandas. Las peticiones demuestran respeto. Es preferible utilizar esta petición “¿Puedes dejar el móvil mientras hablamos? “ que esta demanda “¡He dicho que dejes el móvil mientras hablamos!”

2. Debemos comunicar nuestros sentimientos y emociones negativas. No debemos acumular emociones negativas que acabarán en una gran discusión. Si hablamos de nuestros sentimientos antes de que sean  un gran cumulo de reproches evitaremos situaciones desagradables y será más sencillo poner solución a la situación.

Para hablar de nuestros sentimientos negativos podemos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Debemos ser claros, no podemos suponer que nuestra pareja entiende como nos sentimos.
  • Tener en cuenta la comunicación no verbal: contacto visual, tono apropiado a la situación y movimientos de manos y brazos que acompañen a la situación.
  • Es importante expresar como nos sentimos en ese momento y no 5 días después cuando nuestra pareja quizás ya no recuerda de que le estamos hablando.
  • Es muy importante la forma en que nos expresamos, debemos expresarnos desde lo que llamamos los “mensajes-yo” (“Yo me siento….”  En vez de “tú me haces sentir…”).  Los “mensajes-yo” facilitan la comprensión del mensaje porque permite expresar en tu demanda tus pensamientos, sentimientos y deseos.
  • Proponer un cambio o una solución para la situación, de nada sirve expresar como nos sentimos si no obtenemos alguna mejora con ello.
  • Una buena expresión de los propios sentimientos debe incluir las necesidades, los deseos, los derechos y la repercusión de determinadas situaciones en ti. Para ello, debemos evitar reproches, victimismo y deseos de herir.

terapia pareja asertividad psicologos gandia

3. Es preferible hacer preguntas que acusaciones. Siempre es mejor decir “¿me estas escuchando?” a “¡no me estas escuchando otra vez!”

4. No generalizar. Los términos “siempre” y “nunca” solo sirven para formar etiquetas en las personas que luego son muy difíciles de quitar. Es mejor decir “últimamente no me haces caso” a decir, “nunca me haces caso”.

5. Expresar los sentimientos positivos. Es igual de importante transmitir los sentimientos negativos como los positivos, para ellos debemos tener en cuenta la expresión verbal y también la física, la verbal para hacerle saber nuestro agrado y la física, un abrazo o una muestra de cariño.

6. Cuando realizamos una crítica debemos hablar de lo que hace esa persona y no de lo que es. En este caso no sería apropiado decir “no has fregado los platos, eres un desastre”, pero podemos utilizar la siguiente formula “te has olvidado de fregar los platos, últimamente te olvidas de muchas cosas”.

7. Es imprescindible discutir los temas de uno en uno, no debemos aprovechar una discusión puntual para reprochar otras conductas o actitudes que nada tiene que ver con esta discusión.

8. La sinceridad excesiva no es siempre una buena aliada. En ocasiones debemos pensar bien antes de decir determinadas palabras porque puede que las consecuencias no sean positivas. Debemos medir los tiempos y no hablar por impulsos, que nuestras palabras sean fruto de la reflexión.

9. Concordancia entre la comunicación verbal y la no verbal. En este caso, decir “yo también te quiero” con cara de enfadado/a no tiene ningún sentido y no aporta nada en beneficio de la relación.

 

Todas estas estrategias que facilitan la relación de pareja y la comunicación mejoran nuestra asertividad y, además de ayudarnos en nuestra relación de pareja, también nos ayudan a desarrollar nuestra autoestima, a conocernos a nosotros mismos y a incrementar la satisfacción y reducir la molestia que nos generan las situaciones conflictivas.