COMO ACTUAR FRENTE AL FRACASO ESCOLAR

fracaso escolar psicologia en gandia

COMO ACTUAR FRENTE AL FRACASO ESCOLAR

Uno de los problemas que más preocupa a los padres a nivel escolar es el rendimiento académico de sus hijo y más en concreto el posible fracaso escolar que tanto escuchamos en las noticias y que no sabemos muy bien cómo afrontar si nos toca de cerca. Para conocer un poco más sobre esta problemática, a continuación vamos a exponer posibles causas y como actuar frente a estas situaciones.

Cuando un niño no alcanza los objetivos marcados en cada etapa escolar por el sistema educativo hablamos de fracaso escolar. Cabe recalcar que los objetivos que se establecen para cada etapa educativa son los propios de la edad y del desarrollo del niño, por tanto una dificultad o fracaso a la hora de alcanzar estos objetivos debe ser valorada por un profesional y se deben tomar las decisiones necesarias para que el niño pueda afrontar esta situación.

Por otro lado, debemos diferenciar el fracaso escolar de abandono escolar,siendo el segundo una consecuencia del primero. El fracaso escolar en las etapas de Educación Primaria suele llevar al abandono escolar en la Educación Secundaria. Pero, ¿Cuáles son las causas del fracaso escolar?, ¿Qué podemos hacer frente  a esta situación? 

El fracaso escolar puede deberse a varios factores y estos factores pueden estar relacionados con el alumno directamente o con su entorno.

Factores relacionados con el alumno:

  • Factores intelectuales: podemos encontrar dos perfiles de alumnos, aquellos que no logran alcanzar las competencias y objetivos de cada etapa y los que presentan altas capacidades y alcanzan sobradamente los objetivos y las competencias de las etapas. Tanto un perfil como el otro puede acabar en fracaso escolar, uno por frustración de no alcanzar objetivos y el otro por falta de motivación o por aburrimiento.
  • Trastornos del aprendizaje y clínicos: el alumno puede presentar dificultades como dislexia, discalculia, trastorno por déficit de atención e hiperactividad que afecten a su rendimiento académico.
  • Factores emocionales: en cuanto a los factores emocionales, podemos encontrar la falta de motivación, problemas en las relaciones sociales, baja autoestima y problemáticas relacionadas con la vida personal y el entrono del alumno de las que hablaremos en el siguiente punto.

Factores sociales y familiares:

Entre los factores relacionados con el entorno del alumno encontramos una gran variedad, desde la falta de motivación hasta el idioma o la cultura. A continuación, se enumeran algunos de estos factores.

  • La cultura, las creencias, el idioma y los valores.
  • Clase social y los recursos económicos.
  • Familias desestructuradas.
  • La administración educativa.
  • La falta de atención hacia el niño.
  • La falta de rutina en el hogar.
  • Los métodos de enseñanza de los profesores. Debemos recordar que cada alumno tiene unas necesidades y el profesor debe conocerlas y ajustar sus clases a estas circunstancias.

 

Tanto si el fracaso se produce por factores del propio alumno como si es fruto de factores externos, se debe valorar la situación y tomar las medidas oportunas. En ambos casos, tanto el centro como la familia del alumno deben conocer la situación y ajustarse a las necesidades del menor. Para ello, es imprescindible que un profesional valore la situación del menor realizando una evaluación. En primer lugar para detectar o descartar si existe algún tipo de trastorno o dificultad del aprendizaje. Y en segundo lugar para explorar y valorar las circunstancias que rodean al menor y que pueden afectar de manera directa o indirecta a esta situación. Si el profesional detecta alguna dificultad de este tipo, debemos tomar las medidas concretas que nos va marcando el propio profesional.

Por otro lado, como padres, podemos establecer una serie de pautas que ayuden a nuestros hijos durante la etapa escolar y que, de alguna manera, eviten o reduzcan la posibilidad de caer en el fracaso escolar.

fracaso escolar psicologo gandia

Pautas para los padres ante el fracaso escolar de un hijo/a: 

  • Un buen descanso. Es importante que los niños descansen lo suficiente para poder estar activos durante el día. En la actualidad, y con las nuevas tecnologías al alcance de todos, es recomendable no dejar a los menores dormir con él móvil porque supone una gran distracción, debemos conseguir que el móvil se quede fuera de la habitación durante la noche.
  • Crear un hábito de estudio. Es necesario que los niños adquieran una rutina. Para ello, podemos crear un horario marcando las horas de estudio, de ocio… Además, los niños deben tener un lugar tranquilo donde realizar sus tareas lejos de las distracciones.
  • Para lograr el paso anterior, es necesaria la implicación. Los padres deben implicarse en la educación de sus hijos. Implicarse no es hacerles los deberes, implicarse es escucharles, comprenderles, motivarles y demostrarles que estamos orgullosos de sus logros y que les vamos a apoyar en sus fracasos.
  • Los conflictos en el hogar generan malestar emocional en los más pequeños que puede repercutir en el rendimiento académico. Por tanto, debemos evitar los gritos y los castigos y trabajar el diálogo y la resolución pacífica de los conflictos.
  • Trabajar la motivación y cuidar la autoestima. Es imprescindible reforzar positivamente los logros de los niños, de este modo sentirán que el esfuerzo merece la pena. Para ello, debemos evitar las comparaciones,  las etiquetas y las expectativas que pueden afectar de manera negativa a nuestros hijos y minar su autoestima y su autoconcepto.

Para finalizar, recordar que si un niño fracasa en su etapa escolar, el fracaso no es suyo, es de todos los adultos que se encuentran a su alrededor.