SOBREPROTECCIÓN INFANTL: CÓMO EDUCAR SIN SOBREPROTEGER

sobreproteccion infantil gandia psicologos

SOBREPROTECCIÓN INFANTL: CÓMO EDUCAR SIN SOBREPROTEGER

La sobreprotección en los menores

La sobreprotección es el exceso de protección hacia los hijos por parte de los padres. Proteger a nuestros hijos es un aspecto vital, sobreprotegerlos es un error. Es importante destacar que la diferencia entre proteger y sobreproteger es el exceso. La sobreprotección va más allá de cuidar a los hijos, la sobreprotección implica pensar, tomar decisiones y solucionar todos los problemas de los hijos.

Este exceso de protección les impide desarrollar recursos y estrategias fundamentales para su futuro. Los niños nos parecen vulnerables y por nuestro propio miedo, muchas veces les impedimos hacer cosas para las que si están preparados impidiendo su autonomía.

Debemos tener en cuenta que es importante que los niños tengan determinadas vivencias como la frustración, la lucha por conseguir objetivos, el esfuerzo, la constancia y en cierta medida el sufrimiento porque son beneficioso para su desarrollo vital.  Sin estas vivencias, los menores pueden crecer sin recursos para afrontar determinadas situaciones, más vulnerables, menos intolerantes a la frustración y más inseguros.

La periodista Eva Millet, describe algunos modelos de los tipos de padres  y madres sobreprotectores que podemos encontrar:

  • Padres y madres “helicóptero”: siempre pendientes de lo que necesitan y desean sus hijos, sobrevolándolos como un avión. Estos niños crecerán dependientes y poco capaces.
  • Padres y madres “apisonadora”: que allanan el camino de los hijos para que no se encuentren con dificultades. Estos niños crecerán con una baja tolerancia a la frustración.
  • Padres y madres “guardaespaldas”: siempre protegiendo a sus hijos frente a todo y todos. Estos niños crecerán inseguros y miedosos.

Si te sientes reflejado en alguno de estos modelos, deberías seguir leyendo para modificar algunas de estas conductas que más que beneficiar a tus hijos les perjudican.

A continuación, se presentan algunos efectos que pueden tener la sobreprotección y también algunas pautas para evitar esta sobreprotección y crear un buen vínculo con nuestros hijos que les ayudará a crecer con todos los recursos y habilidades necesarios para la sociedad.

¿Qué efectos pueden tener la sobreprotección en los hijos?

  • Mayor vulnerabilidad frente a situaciones de conflicto.
  • Puede disminuir el desarrollo de la creatividad y de la personalidad.
  • Falta de seguridad en la toma de decisiones.
  • Falta de autonomía.
  • Pueden crear una situación de dependencia con los padres.
  • Niños miedosos y con ansiedad.
  • Niños con una baja tolerancia a la frustración.
  • Puede interferir en su aprendizaje. Si no dejamos a los niños equivocarse y hacemos todo por ellos, estamos limitando su aprendizaje.
  • Falta de autoestima.
  • La falta de límites y el exceso de protección puede dar lugar a que los niños se conviertan en tiranos, con conductas agresivas y poco empáticas.

sobreproteccion infantil investe psicologos gandia

¿Cómo podemos educar sin sobreproteger?

  • Fomentar el diálogo para conocer los gustos e ideas del niño.
  • Dejar que se equivoque. Probar y equivocarse forma parte del aprendizaje. Debemos felicitarle por sus logros y apoyarle en los errores para que aprenda.
  • Fomentar la autonomía.
  • Hacerle responsable de sus acciones, de sus cosas (juguetes, material escolar, deberes…) y de sus decisiones.
  • Dejarles tomar la iniciativa y tener en cuenta sus opiniones, es decir, dejarles que piensen por ellos mismos.
  • Dejarles espacio para jugar o realizar actividades con otros niños, sin tener que estar constantemente vigilando.
  • Trabajar la resolución de problemas buscando alternativas. Debemos apoyarles y no solucionarles todos los problemas que les van surgiendo.
  • Dejar que se esfuerce para conseguir lo que quiere. No debemos dar a los niños todo lo que piden anticipándonos a sus necesidades. Debemos dejar que se esfuercen y que sepan que lo que queremos requiere esfuerzo.
  • Tratarles de acuerdo a su edad dejando que se enfrenten a las diferentes dificultades del entorno.

Sabemos que los niños sobreprotegidos son más inseguros, desarrollan menos competencias emocionales y tienen menos habilidades sociales. Es por ellos que se debe crear un vínculo sano que aporte seguridad  y estabilidad y no dependencia.

Como dice Joan Manuel Serrat en su canción “Esos locos bajitos”: “Nada ni nadie puede impedir que sufran, que las agujas avancen en el reloj, que decidan por ellos, que se equivoquen, que crezcan y que un día nos digan adiós”.