Trastornos de ansiedad Tag

Cuando  tenemos hijos los centros médicos se convierten en nuestra segunda casa, vacunas, otitis y un sinfín de situaciones que como padres, sobre todo si somos primerizos, suponen incertidumbre, nervios y malestar muchas veces por el desconocimiento que suponen algunas de estas situaciones.  Tenemos claro que debemos acudir al pediatra si nuestro hijo tiene otitis, pero ¿qué hacemos si nuestro hijo está siempre ansioso o triste?, ¿qué hacemos si nuestro hijo tiene comportamientos inapropiados?
La ansiedad  constituye un mecanismo de respuesta adaptativo de nuestro organismo frente a una amenaza. Un examen, un malentendido con un amigo, un trabajo nuevo, un problema de salud… que levante la mano quién no haya sentido ansiedad en una situación similar. Nos pasa a todos, ¿verdad? En condiciones normales, la ansiedad aparece de forma leve y transitoria, y no se considera como patológica. Es más,  constituye un mecanismo de alerta que nos advierte de una situación potencialmente amenazante, y nos permite hacerle frente, aumentando nuestra capacidad de concentración, favoreciendo que actuemos cautelosamente o incluso mejorando nuestro rendimiento físico.
La ansiedad en niños y adolescentes se caracteriza por una excesiva preocupación, un malestar considerable, molestias fisiológicas y comportamientos de evitación. La ansiedad en niños y adolescentes involucra tanto temor como miedo, pero tiene mayor intensidad y persistencia que un episodio de miedo. Así, la ansiedad es una reacción vital y natural que actúa como señal de alarma y prepara a la persona para obtener un mejor rendimiento frente a una situación de amenaza y pode reaccionar con rapidez.