TRASTORNO BIPOLAR: SEXUALIDAD Y DESCENDENCIA

trastorno bipolar psiquiatra gandia

TRASTORNO BIPOLAR: SEXUALIDAD Y DESCENDENCIA

El trastorno bipolar constituye un trastorno del estado de ánimo en el que alternan fases de depresión y de euforia. Durante la última década, la enfermedad bipolar se ha asentado como una enfermedad frecuente que afecta a más del 4 % de la población.

Por otro lado, también se ha avanzado bastante en su tratamiento y en el conocimiento de sus causas. Hoy en día sabemos que el trastorno bipolar constituye una enfermedad crónica, en cuyo tratamiento los fármacos resultan imprescindibles, y que en la mayoría de los casos van a ser necesarios de por vida.

Ahora bien, no es extraño que cuando recibimos el diagnóstico de una enfermedad crónica que va a requerir de un tratamiento a largo plazo nos inunden numerosas dudas sobre cómo va a afectar a nuestro futuro, y en concreto si el hecho de padecer un trastorno bipolar puede afectar a nuestra sexualidad o si vamos a poder tener hijos. La falta de información conduce al miedo, a los tópicos y a la superstición. A través de este artículo trataremos de dar respuesta a las dudas más frecuentes acerca del trastorno bipolar, la sexualidad y la descendencia.

¿Es más común en hombres o en mujeres?

Algunos estudios indican que es discretamente más frecuente en mujeres. Concretamente, habría 1,4 mujeres bipolares por cada hombre. Las mujeres bipolares tienden a tener más depresiones que los hombres, mientras que éstos tenderían más a presentar episodios de euforia.

¿Qué riesgo tengo de transmitir la enfermedad a mis hijos?

Evidentemente, si usted padece un trastorno bipolar, sus hijos tienen más riesgo de padecer esta enfermedad que los hijos de las personas que no lo padecen. Pero, atención, ese riesgo se sitúa cerca de un 20% – si su pareja no padece trastorno bipolar- con una probabilidad algo mayor de transmisión por parte de la madre que por parte del padre. Dicho de otro modo, su hijo tiene un 80% de posibilidades de no padecer la enfermedad.

Tenga en cuenta que no siempre hablamos de herencia inmediata: a veces la enfermedad “salta” una o dos generaciones. Puede ser que usted haya heredado su trastorno bipolar de un bisabuelo. Además, no siempre se hereda la enfermedad con la misma intensidad o la misma forma.

¿Pueden ser pareja dos personas con un trastorno bipolar?

¿Quién lo impide? Por supuesto, dos personas con trastorno bipolar pueden tener una relación afectiva. Ello tendrá sus ventajas e inconvenientes: la principal ventaja es que probablemente se comprendan perfectamente. El principal inconveniente es que la recaída de uno puede llevar, por el estrés que supone, a la recaída del otro miembro de la pareja. A parte de ello, hay que tener en cuenta que la probabilidad de tener un hijo bipolar aumenta espectacularmente si tanto el padre como la madre padecen la enfermedad.

¿Puedo saber si mi hijo tendrá el trastorno bipolar antes de que empiece la enfermedad?

En el momento actual, los conocimientos sobre genética del trastorno bipolar todavía no permiten realizar un diagnóstico precoz a partir de un estudio genético, cosa que sí es posible en otras enfermedades, pero posiblemente dentro de unos años esta posibilidad ya exista. De momento, por lo tanto, no hay forma de saber si su hijo padecerá un trastorno bipolar.

Pero imagínese el caso de que realmente pudiéramos diagnosticar una futura enfermedad: ¿qué medidas tomaríamos? ¿A caso empezaríamos a medicar al niño antes de que aparezca la enfermedad?  ¿Cómo sabríamos si ese tratamiento resulta eficaz? Probablemente no nos serviría de mucho saber que nuestro hijo va a padecer un trastorno bipolar. Bien, de algo sí: para sufrir por él más de lo que habitualmente ya sufrimos como padres. La única acción positiva a tomar es estar preparados para sí algún día ocurre, confiando en que no sea así.

El trastorno bipolar ha hecho muy dura mi vida y no quiero que mi hijo sufra lo que yo, ¿es el trastorno bipolar una razón para no tener hijos?

Tener hijos es una decisión personal de cada uno, sobre la que es difícil dar consejo. Usted puede escoger tener o no tener descendencia, y en esa elección intervendrán distintas variables, una de las cuales puede ser su historial médico. Pero, sin duda, las variables más importantes para decidir ser padre o madre son: 1) nuestro deseo personal y 2) el hecho de sentirnos capacitados para criar y educar correctamente a un pequeño ser humano.

Volvamos a su posible paternidad, y a la posible enfermedad bipolar de su hijo no nato. Ya que la mayoría de bipolares debutan en la adolescencia (17-20 años)… ¿quién sabe hasta dónde habrá avanzado la psiquiatría en el año 2030? Seguramente muchísimo. Seguramente ser bipolar será mucho menos traumático. A parte, tenga usted en cuenta que uno de los factores que pueden haber complicado el curso de su trastorno bipolar es el retraso en el diagnóstico. Con su experiencia, es difícil que a su hijo le ocurriera lo mismo.

 

trastorno bipolar psiquiatria y psicologia en gandia investe

Aun así, si soy bipolar y tengo un hijo que no tiene la enfermedad, ¿existen algunas medidas que pueda tomar para que no recaiga?

Cuando su hijo tenga la suficiente edad para entenderlo, usted puede hablar con él abiertamente sobre su enfermedad. Procure hacerlo de forma franca pero desenfadada, sin transmitir nunca la idea de “esta va a ser una conversación que va a cambiar tu vida”, y aceptando los cambios de tema que su hijo proponga, es decir, yendo a su ritmo. Intente no dramatizar y no caer en un tono trascendente, mucho mejor tener muchas conversaciones cortas e informales que un “sermón”, ya que de esta forma facilitaremos la comunicación.

En estas conversaciones sobre la enfermedad que padece, usted puede introducir la posibilidad de que su hijo, en un futuro, padezca una enfermedad similar, aprovechando para brindarle la oportunidad para que él consulte cualquier cambio que crea relevante y para ofrecerle algunos consejos preventivos. Un consejo esencial preventivo es no consumir tóxicos. Usted debe comunicar a su hijo que, siendo una persona con riesgo a presentar un trastorno bipolar debe evitar tomar tóxicos, ya que éstos pueden actuar como precipitantes de su enfermedad. Otras cuestión que puede abordar es la regularidad del sueño, transmitiéndole la importancia que tienen unos buenos hábitos de sueño y como debe repercutir ello en su vida cotidiana: si “sale de marcha”, por ejemplo, debe hacerlo las noches en las que sepa que va a poder dormir lo suficiente al día siguiente, los exámenes los debe preparar con suficiente antelación para tratar de evitar los “sprints” finales en los que se suele dormir poco o nada, etc. Como ve, se trata de medidas que coinciden con el sentido común.

¿Qué fármacos tienen riesgo de producir malformaciones fetales durante el embarazo?

Durante el embarazo no se aconseja tomar medicamentos, pero siempre deben sospesarse los beneficios y los riesgos de no medicar. En general, los antipsicóticos, los antidepresivos y los ansiolíticos son razonablemente seguros para el feto. Durante muchos años se ha creído que el litio tenía un riesgo alto de provocar malformaciones cardíacas en el feto, pero datos recientes indican que el riesgo es relativamente bajo, y que hay que analizar cada caso individualmente, ya que el riesgo de recaída para la madre es superior al 50% en las semanas siguientes al parto si no se sigue un tratamiento preventivo adecuado. El valproato es el medicamento con mayor riesgo de malformaciones fetales, alcanzando un 5% de casos de espina bífida. Si es necesario mantener este fármaco durante el embarazo, se aconseja una dieta previa rica en ácido fólico, y controles ecográficos frecuentes durante la gestación.

En definitiva, en las últimas décadas, gracias a los avances de la psiquiatría y de la farmacología, se ha avanzado en gran medida en el tratamiento del trastorno bipolar, evitando las recaídas, minimizando el número de ingresos, salvando vidas y mejorando en gran medida su calidad de vida. No obstante, a la hora de buscar familia, debe analizarse cada caso por separado, aconsejándose en algunas ocasiones la planificación del embarazo. Desde Investe disponemos de las herramientas necesarias, podemos ofrecerte información y consejo, por lo que no dudes en ponerte en contacto con nosotros si deseas recibir ayuda.